Degustación y cata de vinos

Hay que establecer una pequeña diferencia entre degustación y cata de vinos; degusta el vino quien lo bebe y saborea por simple placer, mientras que lo cata el que está preparado profesionalmente para analizar todos los elementos que le aportan la información necesaria para clasificar y calificar el vino.

Debemos establecer cuatro puntos en este capitulo:
· LA COPA DE LA CATA.
· EL AMBIENTE DE LA CATA.
· PARTES DE UNA CATA.
· SENTIDOS Y SENSACIONES.




LA COPA DE LA CATA
Las características de una copa de cata están normalizadas de cara a los concursos, aunque cada zona tiene sus propios tipos de copa, más o menos semejantes a las normalizadas, es decir: copa blanca (transparente), cristal fino y liso, forma de huevo, alargada y estrecha en la boca para concentrar el aroma.

EL AMBIENTE DE LA CATA
El horario: la cata suele realizarse a media mañana, o antes del almuerzo, pues el apetito aumenta las percepciones gustativas.
El lugar: debe de ser tranquilo y aireado con una temperatura de 20ºC.
Se prohíbe el uso de colonias, perfumes y lógicamente, tabaco.

PARTES DE UNA CATA
A la hora de degustar un vino, primero hay que observarlo, cogiendo la copa por el pie (para no variar su temperatura y dejar marcas en el vidrio), viendo el disco y apreciando su color, su transparencia y su tonalidad.
En segundo lugar hay que olfatearlo sin agitarlo, para apreciar aromas primarios, después realizar un movimiento de rotación para hacer que desprenda aromas (secundarios); por último dejarlo reposar y oler percibiendo los llamados aromas terciarios.

En tercer lugar hay que catarlo introduciendo una pequeña cantidad en el paladar, barbollearlo y desplazarlo hacia el final de la boca a través de las papilas gustativas apreciando su sabor.

Finalmente el vino es escupido (ya que un catador debe degustar hasta unos 12 tipos de vinos). Entre cata y cata se suele enjuagar la boca con agua no muy fría, o bien, se puede comer un poco de pan, pero nunca queso, por ejemplo, ya que éste beneficiaría al vino siguiente, potenciando sus sensaciones.

SENTIDOS Y SENSACIONES
Los sentidos que intervienen en la cata son los siguientes:
Con la vista apreciamos la intensidad del color, la nitidez y la efervescencia (aspecto general).
Con el olfato el aroma “bouquet”. El primario nace de la uva y del mosto, el secundario es producido por las sustancias obtenidas en la fermentación y el terciario que nace del envejecimiento.
Con el gusto captamos el sabor dulce, amargo, ácido y salado.
Con el tacto experimentamos sensaciones en la boca de temperatura, astringencia, densidad, reacciones del gas carbónico. Nos aporta la sensación completa de voluminosidad y relieve del vino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies