Si te gusta el Gin Tonic, es probable que seas un psicópata

Puede resultar muy sorprendente, pero si te gusta el Gin Tonic, es probable que seas un psicópata. Y tampoco te escapas si te gusta el café o el chocolate puro: las personas malvadas y sádicas tienen un gusto especial por el amargo.

Supermercados y bares pueden ser lugares ideales para identificar a un psicópata. Esto porque nuestro nivel de maldad se expresa también a través de nuestras preferencias en comidas y bebidas.

Esta relación entre sabores y personalidad viene de un reciente estudio de la Universidad de Innsbruck, en Austria. Las 953 personas que entrevistaron, aquellas con las mayores tendencias antisociales y sádicas eran las mayores fans de las comidas amargas: chocolate con alto porcentaje de cacao, café, gin tonic y frutas cítricas son algunos de los ejemplos de la “dieta de los psicópatas”.

Durante la prueba, los voluntarios tenían que evaluar cuánto disfrutaron de 40 tipos diferentes de alimentos. En una segunda etapa, respondieron a tres cuestionarios psicológicos diferentes. El primer media de agresividad. El participante tenía que decir lo mucho que se identificaban con frases como “He amenazado a algunos conocidos” y “Cuando me provocan, puedo golpear a alguien”.

Arlequín, toda una psicópata

Arlequín, toda una psicópata

El segundo examen es uno de los más famosos instrumentos de la psicología para entender la maldad. Se llama la prueba de la Tríada de la Oscuridad y mide tres elementos de la personalidad que componen el estereotipo de la persona mala, perversa y maligna. Son estos: maquiavelianismo (“Yo tiendo a manipular a los demás para conseguir lo que quiero”), psicopatía (“Soy insensible e indiferente con frecuencia”) y, por último, el narcisismo (“Quiero que las personas me presten atención a mí”).

Por último, los investigadores agregaron al Trío del Mal, de lo que ellos llamaron “sadismo del día a día”. En este cuestionario, preguntaba al voluntario, so él no estaba de acuerdo con frases como “si se burlan de las personas es especialmente satisfactorio cuando se den cuenta”.

Horrible, ¿no? Porque las personas que sacaron las notas más altas en estas pruebas, indicando los rasgos de personalidad llamados de “maleantes” y antisociales, también eran aquellas con la mayor preferencia por los sabores amargos. La relación con la comida amarga era especialmente fuerte para los psicópatas y sádicos del día a día.

Para entender los resultados, los autores de la investigación miraron hacia nuestro pasado evolutivo. Los niños humanos tiene una preferencia clara por la comida dulce. En la naturaleza, eso tiene sentido – dulce es un carbohidrato, carbohidrato es calorías y a más calorías mayor será nuestra probabilidad de supervivencia en el mundo salvaje. Ya el gusto amargo da un alerta para el cerebro, que ha aprendido a lo largo de miles de años a asociarlo a veneno: hasta seres tan simple como ostras tienen reacciones negativas a este sabor.

Una de las características importantes de los psicópatas es que ellos “no tienen miedo”. O sea, el sistema de alerta del cuerpo de ellos no da un “chillido” cuando identifica amenazas. Así, son más fríos en un momento tenso en el que van a correr peligro y pueden tener una reacción agresiva. Puede ser, exactamente por eso que pueden disfrutar más de la comida amarga, ya que el organismo no rechaza el gusto como lo haría en una persona “normal”.

Guarde esta información para que la próxima vez que encuentre a alguien bebiendo un gin tonic: puede ser tanto un pretexto para entablar conversación como una alerta para salir corriendo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies