Una sidra para cada ocasión

Todo lo que rodea a la sidra es un ritual, desde su elaboración, mayándose en el llagar hasta en el momento de beberla, apenas segundos después de ser escanciada. A pesar de sus orígenes ancestrales y su elaboración casi manual y propia de pequeñas producciones, en los últimos años la bebida por excelencia de los asturianos se ha ido profesionalizando. Hasta hace apenas unos años todas sus botellas eran prácticamente iguales, sin etiquetas ni control de ningún tipo sobre su fabricación, embotellamiento y distribución.

Desde el año 2002 las cosas han cambiado y ahora todas las que se comercializan van acompañadas de su respectiva etiqueta, en la que se informa de que goza de Denominación de Origen, obteniendo el mismo reconocimiento y reputación que otras bebidas, como pueden ser los vinos de La Rioja o los quesos de La Mancha.  Los nuevos tiempos no sólo han permitido más garantías en el consumo de la sidra, lo que repercute también en que se extienda a otros países, sino la creación de nuevas variedades, que permiten disfrutar de esta bebida en diferentes ocasiones. Actualmente el Consejo Regulador de la Sidra diferencia entre tres tipos:

  • Natural. La sidra en su estado más puro, sin que se haya filtrado. La bebida reposa en barracas hasta que es embotellada para después ser consumida mediante el sistema de escanciado. Se consume, especialmente en espichas y comidas más informales.
  • Achampanada. Es la más indicada para las celebraciones. Se sirve en copa y recuerda al cava o el champagne, aunque con un sabor mucho más dulce. Este tipo de sidra se fermenta en botella a partir de sidra natural, pero precisa de una fermentación lenta y a temperaturas muy bajas.
  • De nueva expresión. Se la conoce también como sidra de mesa, ya que es más propia de una comida con mantel que de una espicha. No precisa de ser escanciada, sino que se sirve de modo habitual y está pensada especialmente para acompañar platos de marisco y pescado.

Para disfrutar de cualquiera de estos tipos de sidra lo fundamental es la materia prima, ya que sin una buena manzana no puede conseguirse una buena sidra. Y este año ha habido buena cosecha, según han indicado los productores, buena parte de los cuales se encuentran en Villaviciosa.

Los tipos de sidra

Los tipos de sidra

Ahora tan sólo falta esperar  a que la sidra fermente en las barricas y, en apenas unos meses, comprobar, escanciando unos culines, cómo ha salido la sidra de este año.

No hay comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies