Vinos de Alella

La Denominación de Origen Alella, situada al Norte de Barcelona y ocupando una superficie de 400 hectáreas, comprende el término de los municipios de: Alella, Argentona, Cabrils, El Masnou, Orrius, La Roca del Vallés, Martorelles, Montornés del Vallés, Montgat, Premiá de Dalt, Premià de Mar, Sta. Mª de Martorelles, Sant Fost de Campsentelles, Teiá, Tiana, Vallromanes, Vilanova del Vallés, Vilassar de Dalt.
VInos de Alella

Suelo y Clima
El hecho diferencial más significativo de la D.O. de Alella es la existencia del “sauló” terreno arenoso de naturaleza granítica, de color prácticamente blanco que tiene una permeabilidad alta y una gran capacidad de retención de la irradiación solar, hecho que facilita la maduración del fruto y aporta finura a los vinos. El bajo poder de retención del agua queda compensada por el microclima local.El clima de la zona es típicamente mediterráneo, con veranos cálidos y secos e inviernos suaves. Juega un papel importante la sierra litoral que protege de los vientos fríos y condensa la humedad procedente del mar, circunstancia que determina el mencionado microclima.
Materia Prima
Los vinos blancos de Alella no salen de un único tipo de cepa sino que son fruto de la suma de las virtudes de diversas variedades de uva.La variedad más característica es la Pasa Blanca (Pansa Blanca), variedad muy cercana, aunque no idéntica a la que en otras zonas se denomina Xarel.Lo.
Características

El 80% de la producción vinícola de la D.O. corresponde a vinos blancos.

· Los tintos, suaves de color rojo rubí intenso y con sabor floral, envejecen muy bien, obteniendo su máximo esplendor tras una crianza de 3 años en barrica de roble y después en botella. Su graduación alcohólica oscila entre los 9 y 13 grados.
· Los blancos, en sus versiones dulce y seco, producen los famosos vinos marfil. Elaborados únicamente con mostos de 1ª clase, son lustrosos y suaves.
· Los blancos secos embotellados sin crianza son vinos que conservan todo el frescor de los aromas y sabores de la variedad de uva de origen. Tienen una acidez alegre y una graduación alcohólica moderada (9 a 13 grados). Sometidos a una ligera crianza, evolucionan a vino de más cuerpo, lo que provoca una derivación del color de paja clara original hasta el oro.
· Los vinos rosados tienen un color cereza pálido característico. Su sabor es suave y aromático, pero mantiene un ligera acidez.

La crianza se realizará en un periodo no inferior a dos años, de los que uno será en envases de roble con una capacidad máxima de 1000 litros.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies