Vinos de Valdeorras

Está situada al noroeste de la provincia de Ourense. Comprende los municipios de Larouco, Petín, O Bolo, A Rua, Vilamartín, O Barco, Rubiá y Carballeda de Valdeorras.

Suelo y Clima
La Denominación de Origen Valdeorras ampara unas 1.500 hectáreas de terreno dedicadas al cultivo de la vid que se extiende por laderas y valles que jalonan los ríos Sil y Xares.

El viñedo se extiende sobre materiales muy variados: pizarra, rocas graníticas, de sedimentos y de terrazas. Los primeros son poco profundos con abundantes piedras, los segundos son suelos más profundos y ricos en arena, los de sedimentos y de terrazas son mayoritariamente francos y, a veces, muy ricos en arcilla en profundidad.
Son suelos de fuerte reacción ácida, pobres en materia orgánica, sobre todo los de pizarra.

El clima es continental con influencia atlántica. A pesar de ser una región caracterizada por el frío y la lluvia, la especial orientación de la comarca supone unas excelentes condiciones de sol y temperatura.

Las lluvias oscilan entre los 850 y 1000 mm. anuales, con un periodo poco lluvioso entre mayo y septiembre, con veranos secos y soleados.

La temperatura media anual ronda los 11ºC, con máximas que alcanzan los 33ºC y mínimas de 5ºC bajo cero.

Vinos de Valdeorras

Materia Prima
· Las variedades blancas acogidas a esta denominación son: Godello, con una superficie aproximada de 225 hectáreas; Doña Blanca, con una superficie también aproximada de 15 hectáreas y Palomino con una superficie aproximada de 285 hectáreas.
· Para la elaboración de tintos se cultivan la Mencía con una superficie aproximada de 150 hectáreas, de 15 hectáreas para la Merenzao y la Grao Negro y de 660 hectáreas para la Alicante.
Características
Los vinos más característicos de Valdeorras son monovarietales de Godello y Mencía:
· Los vinos resultantes de la Godello son vinos blancos de graduación comprendida entre los 12 y 12,5º. Elegantes y nerviosos, robustos y armónicos dejan un postgusto largo y satisfactorio.
· La Mencía constituye la base de los vinos tintos dando lugar a un vino de color púrpura con toques de cereza. Suaves y deliciosos, aterciopelados y de aroma afrutado con un postgusto de largo alcance.

La crianza se realizará por un periodo no inferior a dos años pasando seis meses por envases de roble.

Mención aparte la merecen los Aguardientes vinculados a una larga tradición que busca los destilados originales, de gran personalidad y gran finura de aromas, muy lejos de la mera extracción de alcohol contenido en los orujos.

Leave a Reply

  • Responsable: Octavio Ortega Esteban
  • Fin del tratamiento: Controlar el spam, gestión de comentarios
  • Legitimación: Tu consentimiento
  • Comunicación de datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal
  • Derechos: Acceso, rectificación, portabilidad, olvido.
  • Contacto: Octavio[arroba]kerchak.com