Vinos de Valdeorras

Está situada al noroeste de la provincia de Ourense. Comprende los municipios de Larouco, Petín, O Bolo, A Rua, Vilamartín, O Barco, Rubiá y Carballeda de Valdeorras.

Suelo y Clima
La Denominación de Origen Valdeorras ampara unas 1.500 hectáreas de terreno dedicadas al cultivo de la vid que se extiende por laderas y valles que jalonan los ríos Sil y Xares.

El viñedo se extiende sobre materiales muy variados: pizarra, rocas graníticas, de sedimentos y de terrazas. Los primeros son poco profundos con abundantes piedras, los segundos son suelos más profundos y ricos en arena, los de sedimentos y de terrazas son mayoritariamente francos y, a veces, muy ricos en arcilla en profundidad.
Son suelos de fuerte reacción ácida, pobres en materia orgánica, sobre todo los de pizarra.

El clima es continental con influencia atlántica. A pesar de ser una región caracterizada por el frío y la lluvia, la especial orientación de la comarca supone unas excelentes condiciones de sol y temperatura.

Las lluvias oscilan entre los 850 y 1000 mm. anuales, con un periodo poco lluvioso entre mayo y septiembre, con veranos secos y soleados.

La temperatura media anual ronda los 11ºC, con máximas que alcanzan los 33ºC y mínimas de 5ºC bajo cero.

Vinos de Valdeorras

Materia Prima
· Las variedades blancas acogidas a esta denominación son: Godello, con una superficie aproximada de 225 hectáreas; Doña Blanca, con una superficie también aproximada de 15 hectáreas y Palomino con una superficie aproximada de 285 hectáreas.
· Para la elaboración de tintos se cultivan la Mencía con una superficie aproximada de 150 hectáreas, de 15 hectáreas para la Merenzao y la Grao Negro y de 660 hectáreas para la Alicante.
Características
Los vinos más característicos de Valdeorras son monovarietales de Godello y Mencía:
· Los vinos resultantes de la Godello son vinos blancos de graduación comprendida entre los 12 y 12,5º. Elegantes y nerviosos, robustos y armónicos dejan un postgusto largo y satisfactorio.
· La Mencía constituye la base de los vinos tintos dando lugar a un vino de color púrpura con toques de cereza. Suaves y deliciosos, aterciopelados y de aroma afrutado con un postgusto de largo alcance.

La crianza se realizará por un periodo no inferior a dos años pasando seis meses por envases de roble.

Mención aparte la merecen los Aguardientes vinculados a una larga tradición que busca los destilados originales, de gran personalidad y gran finura de aromas, muy lejos de la mera extracción de alcohol contenido en los orujos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies