Vinos del Bierzo

Situada al noroeste de la provincia de León, entre la Cordillera Cantábrica y los Montes de León, limita con las provincias de Lugo, Orense y Oviedo y con las zonas leonesas de la Montaña, la Cabrera y la Meseta.
Entre sus municipios están: Arganza, Bembibre, Borrenes, Cabañas Raras, Cacabelos, Camponaraya, Carracedelo, Carucedo, Castropodame, Congosto, Corullón, Cubillos del Sil, Fresnedo, Molinaseca, Noceda, Ponferrada, Priaranza, Puente Domingo Flórez, Sancedo, Vega de Espinareda, Villadecanes, Toral de los Vados y Villafranca del Bierzo.
Vinos del Bierzo

Suelo y Clima
El cultivo de la vid ocupa una extensión de 7.000 hectáreas de los cuales 3.695 se hallan inscritas en el C.R.
El suelo de la zona se orienta a los de tierra parda húmeda, ligeramente ácido con ausencia de carbonatos.Esta zona posee un microclima característico, suave, benigno y más bien templado, regulado por cierta humedad ya que está situado en un valle y rodeado de montañas, además, claro está, por su proximidad a Galicia y al Océano Atlántico.
Su temperatura media es de 12,3ºC y su pluviometría de 721 mm.
Materia Prima
La variedad principal es la Mencía que ocupa el 65% de la cultivada en la zona, es una uva que produce excelentes vinos tintos y rosados.
La Garnacha tintorera es otra variedad de cultivo ancestral que se suele emplear para la elaboración de vinos tintos y rosados.Dentro de las uvas blancas podemos encontrar:
· La Godello que sirve para complementar la elaboración de blancos.
· La Palomino y la Malvasía utilizándose esta última para complementar a los anteriores.
Características

Sus vinos blancos se caracterizan por sus colores claros de reflejos amarillos pajizos; aromas primarios intensos, con carácter marcadamente afrutado, manzana golden y frutas maduras; al paladar presenta unos tonos dulces con acidez viva y postgusto largo.

Los vinos rosados presentan una gama de colores que van desde el rosa pálido, anaranjado al “piel de cebolla”. Poseen un aroma primario de intensidad media, finos y de carácter afrutado, fresa, frambuesa y tonos dulces a frutas maduras. En la boca son vinos suaves y cálidos de constitución plena y postgusto frutas.

Los vinos tintos del año (mín. 70% mencía) tienen un color rojo guinda con matices violáceos en capa fina que descubre su juventud; al olfato tiene un aroma intenso que termina en frutos silvestres, frambuesas, fresas apreciándose también matices metálicos.

Los vinos de crianza y reserva tienen una gama que va desde el rojo guinda al rojo teja oscuro. En la nariz posee recuerdos de aromas primarios de la variedad Mencía evolucionados a frutos secos, regaliz y aromas especiados. En la boca tienen sabores delicados a madera, vainilla, frutas dulces y pasas.

La crianza se realizará durante un periodo no inferior a dos años, de los que seis meses permanecerán en envases de roble.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Cerverzasyvinos.com utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies